Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

sábado, 25 de febrero de 2012

Impulsan la producción local de baterías de litio para agregar valor al “petróleo blanco”


El país ocupa el tercer puesto en reservas mundiales del metal alcalino, luego de Bolivia y Chile. En pocos años su cotización se duplicó. Es un recurso clave en la producción de ese insumo para notebooks, celulares y artefactos electrónicos.


 Mientras los expertos señalan que el país tiene la oportunidad de ser parte de la que será la próxima “revolución industrial”, el gobierno nacional comenzó a impulsar el desarrollo de baterías de litio a fin de que el recurso no se exporte como commodity, sin el agregado de valor.
Por ese motivo el Ministerio de Ciencia y Tecnología Nacional financia desde el año pasado dos proyectos para el desarrollo de un prototipo de batería para computadoras y de un polímero de litio, en los que trabajan investigadores del CONICET, la Comisión Nacional de Energía Atómica, el instituto INIFTA de la Universidad Nacional de La Plata, y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales.
Por su parte, la ministra de Industria, Débora Giorgi, suscribió un acuerdo con la principal proveedora global de baterías recargables para la telefonía móvil, la empresa china BYD (Build Your Dreams) para que presente proyectos para producir en el país y con socios locales, baterías de litio para productos electrónicos como celulares y netbooks. Mediante este convenio también se apunta a que las próximas dos millones de baterías de las netbooks del Programa Conectar Igualdad sean producidas en la Argentina, con litio argentino.

 UN RECURSO CON FUTURO. Como el oro y el petróleo, hoy el litio constituye un recurso natural no renovable que despierta el interés de grupos empresarios dispuestos a obtenerlo a bajo costo y comercializarlo con alto valor. Es un elemento químico de la familia de los metales alcalinos y es extraído del agua del salar. A través de un proceso simple de bombeo y evaporación, se logra la precipitación de distintas sales, quedando un residuo enriquecido de litio, cuyos valores de concentración se calculan en alrededor de 300 gramos por tonelada de salmuera.
El litio se ha convertido en un recurso cotizado por corporaciones mineras y empresas fabricantes. La principal empresa productora en el mundo es la australiana Talison Lithium, seguida por la chilena SQM.
La explotación del litio en salares es más parecida a la de un hidrocarburo que a la típica minería de rocas. Se extrae un líquido −la salmuera− y luego se la somete a un complejo proceso químico para producir carbonato de litio. Además, aparecen diversos subproductos de valor comercial como sales de potasio y magnesio.
 
PRESERVAR EL MEDIO Y PROMOVER EL DESARROLLO LOCAL. Según las conclusiones del Primer Seminario sobre utilización integral de litio en Argentina, organizado por los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Industria, y la provincia de Jujuy, en la ciudad de San Salvador, el litio puede constituirse en un punto de inflexión en el modelo de explotación minera a partir del desarrollo de tecnología de punta. Es por ello que se estimula la radicación de industrias de base tecnológica y que la explotación de este recurso sea protegiendo la biodiversidad y minimizando el impacto ambiental.
“La explotación del litio tiene que ser la piedra angular del desarrollo económico y social de las comunidades locales y de las provincias que cuentan con esta riqueza natural”, sostiene el biólogo Rodolfo Tecchi, titular de la cartera de Educación de Jujuy y referente gubernamental en la temática.
Tecchi admite que “si se repitieran las conductas que se siguieron con la explotación otros recursos naturales, no llegará el desarrollo al nivel local. Si lo único que queda de la explotación del litio son las regalías mineras y unos pocos puestos de trabajo, va a ser preferible preservar los salares para alguna otra actividad futura.”
Es que la provincia de Jujuy apunta, en sintonía con organismos nacionales, a que la explotación del litio sea el inicio de cadenas productivas que preserven el ambiente, y agreguen valor, aplicando conocimiento y tecnología.
Se estima que a mediano y largo plazo habrá un importante incremento en los precios y la demanda de litio, la cual podría duplicarse en los próximos diez años, según las conclusiones de la Reunión del Grupo de Expertos Senior sobre el Desarrollo Sostenible del Litio en América Latina, organizada por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina (CEPAL) a fines de 2010 en Santiago de Chile.
La cotización internacional de la tonelada del carbonato de litio duplicó su valor en los últimos años hasta alcanzar los U$S 6000. El motivo radica en el crecimiento exponencial de la industria que fabrica baterías recargables para netbooks, notebooks y teléfonos celulares.
Más temprano que tarde, la provincia de Jujuy mediante el Decreto 7592 del año pasado declaró a las reservas minerales que contengan litio como recurso natural estratégico y busca preservarlas como un recurso natural no renovable que “debe constituirse en una fuente generadora de valor agregado local y de participación e inclusión laboral de los jujeños”. Para eso un comité de expertos integrado por expertos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu.) es el encargado de analizar y aprobar los proyectos de litio. El litio del salar de Olaroz en la provincia de Jujuy es el de mejor calidad por su baja concentración de magnesio.
En el último Congreso de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA), la presidenta Cristina Kirchner se refirió a los “importantísimos yacimientos de litio” como fuente de riqueza del nuevo milenio, señaló que el desafío es “industrializarlo en origen” y lanzó la consigna de “ruralidad industrial”

fuente: tiempo argentino-
Andrés Suero

No hay comentarios:

Publicar un comentario