Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

martes, 4 de septiembre de 2012

Tensión con kelpers: Armada interceptó pesqueros ilegales

Fueron dos barcos con licencia isleña obligados a suspender las tareas

En una misión de rutina una corbeta tipo A-69 perteneciente a la División Patrullado Marítimo de la Armada Argentina ordenó a pesqueros extranjeros que abandonaran las faenas en aguas jurisdiccionales en el Atlántico sur.

El hecho ocurrió el jueves pasado cuando el navío de guerra estaba en operaciones de identificación y conteo de la flota pesquera que año tras año pesca en el área adyacente a la Zona Económica Exclusiva, espacio marítimo que se superpone con el área de pesca establecida unilateralmente por los kelpers, Falklands Outer Conservation Zone (FOCZ), tras la Guerra de Malvinas.
El diario isleño Penguin News reportó lo sucedido y lo encuadró como hostigamiento a barcos con licencia isleña. «Están muy nerviosos con la política de sostenimiento de la causa de Malvinas por parte del Gobierno argentino. Entonces tratan de aprovechar todas las formas para generar tensiones pero eso no nos va a hacer decaer de seguir reclamando pacíficamente nuestras islas, lo mismo que ese plebiscito falto de creatividad», afirmó el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, en referencia al referendo que en marzo realizarán los kelpers.

Protección

La tarea de patrullado forma parte de la protección de recursos marinos, misión que se cumple en conjunto con unidades de la Prefectura y aeronaves de exploración de la Aviación Naval. Los datos obtenidos sirven también para estadísticas del Instituto Nacional de Investigaciones Pesqueras (INIDEP) -ente que monitorea la biomasa y estima los volúmenes capturados-, y con ellos se establece el momento oportuno para la apertura y cierre de los caladeros para la preservación de las especies. La más buscada es el calamar illex, la clave del éxito en la economía de los isleños, quienes gozan de un PBI per cápita de alrededor de 60.000 dólares al año originados por la explotación del calamar.

La corbeta argentina identificó a dos trawlers (pesqueros de arrastre) próximos a la zona marítima en disputa; se trataba de los navíos Playa da Cativa y Playa de Sartaxens, pertenecientes a la empresa Moradiña con base en Pontevedra, España. De inmediato puso en práctica el protocolo radial que advierte a los infractores y los invita a levantar sus redes y abandonar el área de pesca.

Los trawlers Playa da Cativa y Playa de Sartaxens registran entradas al puerto de Montevideo en 2011, recalaron allí meses antes de que el presidente de Uruguay, José Mujica, resolviera el veto al ingreso de navíos con bandera isleña a los puertos orientales. El ambiente de la pesca del calamar está cargado de tensión.

Esta semana desde las islas se levantaron voces de rechazo a la reciente decisión del Consejo Federal Pesquero, organismo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación de abrir el registro a 20 barcos (serían 10 de procedencia china) para la próxima zafra del cefalópodo que se sumarán a los 85 de la flota nacional. En las islas tomaron la medida como una presión política destinada a dañar la economía local.

El portal Mercopress publicó críticas de la presiden-ta de la Falkland Islands Fi-shing Companies Association (FIFCA), Cheryl Robert: «Esta medida sigue a otra que en su momento dije era inapropiada, abrieron antes de tiempo la temporada de pesca 2012 sin considerar el impacto potencial en la conservación del recurso tanto en nuestras aguas como en las de ellos». El vicepresidente de esa asociación, Hamish Wylie, fue más allá: calificó la resolución del Consejo Federal Pesquero como «terrorismo ambiental», según se lee en Mercopress.

No hay comentarios:

Publicar un comentario