Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

jueves, 1 de noviembre de 2012

Helicicultura en la Argentina

 
Por: fedegaray   
 


La Helicicultura deriva de los vocablos latinos “helix” (tipo de caracol) y “cultivare”(cultivar). Entendemos por helicicultura la cría del molusco en cautiverio, con fines comerciales, de caracoles terrestres comestibles. 

Los caracoles aparecen presentes a lo largo de toda la historia de la humanidad, no solo formando parte de su alimentación, sino también como elementos importantes dentro de las religiones, las artes, la medicina y las tradiciones de diferentes culturas de todas las épocas. 
 
A principios del siglo XX debido a que la demanda de caracoles y su valor económico era cada vez mayor, algunos pioneros realizaron los primeros intentos de cría verdadera, es decir, controlando todas las fases del ciclo del caracol, incluyendo la producción de crías.
Actualmente ya se puede hablar de la cría de caracoles terrestres o helicicultura como una actividad zootécnica reconocida internacionalmente pese a la variedad de sistemas de cría existentes: 

Sistema Mixto, más productivo y fiable se proclama como el único método de cría rentable en terminos económicos. Un ciclo productivo comprendido entre Enero y Octubre que mediante el <<engaño>> al caracol y utilizando una infraestructura adecuada permite lograr la reproducción en el invierno para completar el engorde los meses de primavera, verano y principios del otoño. 

Sistema Intensivo, según la teoría sería el más productivo pero hasta la fecha presenta demasiadas dificultades especialemente en la etapa de engorde. Su diseño y técnica de trabajo permitiría producir caracol todos los meses del año a diferencia de los otros sistemas que logran una producción anual. 

Sistema de Ciclo Biológico Completo, el << más natural >> que se realiza en abierto sin modificar su ciclo de vida natural. Es poco productivo y se extiende mucho en el tiempo hasta 18 meses. 

¿Qué cantidad de espacio necesito para criar caracoles
 
Nuevamente, cada tipo de cría, en función de su complejidad, presenta diferentes rendimientos. Esto está directamente relacionado con la cantidad de espacio que utilizó para obtener una cantidad determinada de caracoles en un tiempo determinado. Cuando se habla de sistema intensivo, los rendimientos son mayores y la superficie a ocupar es menor, pero esa superficie es mucho más costosa ya que hay que controlar la temperatura, humedad y horas luz de ese ambiente. Distinto es el caso cuando se trabajó bajo el sistema a ciclo biológico completo, también llamado sistema italiano, donde la superficie de terreno es muy amplia pero ésta consiste únicamente en un campo sembrado. 

EN DEFINITIVA, PODES NECESITAR UN CAMPO DE 300 HECTAREAS, O UNA PEQUEÑA HABITACIÓN AL FONDO DE TU CASA, O DE TU PROPIO PATIO. DEPENDE TUS AMBICIONES 
¿Qué tipo de instalaciones se requieren para producir caracoles?



 


Se puede utilizar cualquier tipo de espacio físico como galpones, tinglados, etc. Hay que considerar que, como el caracol requiere de un fotoperíodo específico, todas aquellas estructuras que no sean invernáculos requieren mayor consumo energético. 

FACIL, METÉ LOS BICHOS EN LA PIECITA DE LOS CACHIVACHES 
 

 
¿Qué tipo de alimentación requieren los caracoles?

 

Los caracoles pueden alimentarse tanto de vegetales como de alimento balanceado. En este último caso debe prepararse ad hoc, es decir específicamente para estos moluscos, debido a que no existe un alimento de venta comercial ya formulado. 
mas inf: post-fedegaray
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dra. Olga M. González
Cátedra de Producciones Animales Alternativas

Nuestro país se encuentra dentro de la región latinoamericana que puede ofrecer carne de caracol en períodos del año en los que el producto es escaso en el continente europeo. Sin embargo, la alta demanda de caracoles vivos en contraestación aún permanece insatisfecha.


 
La utilización del caracol en el ámbito mundial presenta una franca expansión y los países con alto potencial consumidor no logran abastecer la demanda interna. Es por ello que, desde diversas zonas del mundo, se exportan principalmente hacia la Comunidad Europea caracoles obtenidos en su mayoría a través de la recolección del medio natural.
La producción en cautiverio de Helix aspersa, una especie que abunda en nuestra región y tiene un mercado definido principalmente en España, ha sido impulsada en Francia, Italia y España a través de diferentes tecnologías desarrolladas en institutos, universidades y el sector privado; sin embargo, considerando el consumo proyectado y aún el actual, la demanda sigue siendo insatisfecha.
 
Módulos de producción familiares
Sistema cerrado de producción 
comercial de caracoles.
Argentina exporta anualmente entre 30 y 40 toneladas de caracoles de recolección. Este volumen es escaso comparado con la demanda del producto por parte de los europeos durante el período diciembre-marzo, es decir, cuando ellos no tienen oferta de las regiones cercanas. Los frigoríficos y plantas procesadoras habilitados son los que habitualmente realizan la exportación. Algunos de ellos poseen capacidad ociosa y no se vinculan en forma dinámica con los productores, y esto es así porque hay muy poco producto para ofrecer por parte de los productores.
El molusco vivo se vende a 4 o 5 euros por kilo en Europa, para otros productos con agregado de valor (conservas, congelados precocidos y otras preparaciones especiales), habría que abrir canales de comercialización poco explorados por exportadores nacionales.
Durante un foro del sector organizado por el Centro de Producciones Alternativas de la FAUBA en 2004, que reunió a distintos actores de la cadena helicícola se identificaron debilidades y potencialidades de la actividad en el país.
Productores, industriales, funcionarios, exportadores, técnicos especialistas y personas que actúan en la promoción del sector, concluyeron que la información a nivel nacional es inapropiada; no existen referentes a quienes consultar y el sistema helicícola adolece de una falta de vinculación interna y externa ágil y dinámica.
Existe un desconocimiento general en aspectos como mortalidad de los caracoles y el manejo de huerta; son insuficientes los estudios sobre el costo operativo unitario y se presentan problemas de gestión empresaria. También se consideraron excesivos los requerimientos del Servicio Nacional de Sanidad Animal (SENASA) para habilitar plantas de procesamiento y se señaló la necesidad de adecuación permanente de la legislación.

Beneficios para aprovechar

En cuanto a las ventajas de la actividad, se destaca que los moluscos viven en ambientes muy diversos, desde zonas ecuatoriales hasta polares, a nivel del mar y sobre los 3000 metros de altura, en el agua y sobre la tierra, en sectores soleados o con sombra y húmedos o pantanosos. Esta capacidad de adaptación ha permitido que diversas especies habiten en muchas partes del mundo. La carne de caracol posee características organolépticas diferenciales, tiene bajo porcentaje en tenor graso (0,8%), bajas calorías (70 Cal/100g), mayor presencia de minerales (1,93%) que la carne bovina y aviar y un porcentaje proteico (16%) similar a la del pescado. Cabe destacar que en las proteínas de la carne de caracol están presentes casi la totalidad de los aminoácidos necesarios para el hombre, en las proporciones requeridas para la síntesis proteica.

Para poder maximizar el potencial de la helicicultura en la Argentina es necesario realizar trabajos interdisciplinarios y sistematizar la información obtenida por distintos actores, siendo imprescindible que las instituciones asuman un rol activo en ese sentido. La integración entre frigoríficos, plantas procesadoras, productores y recolectores, podrían incrementar de modo considerable los volúmenes de exportación. Sabemos que existe la posibilidad, desde zonas con características agro ecológicas apropiadas, de acceder a un mercado propenso a adquirir caracoles, ofreciendo productos de calidad por los que se puede obtener un alto precio de venta.
Carne con historia

Se presume que hace unos 20 mil años el hombre utiliza la carne de diversos moluscos para alimentarse, tal como lo demuestran los restos calcáreos encontrados en cavernas prehistóricas. Posteriormente, fueron consumidos por los griegos, suceso descrito con detalles por Aristóteles. Los romanos llegaron a engordar caracoles en recintos cerrados, aplicando los principios fundamentales que rigen en la producción actual y a través de conquistas a otras comunidades difundieron este hábito de consumo. En la Europa Medieval, los criaban en conventos y monasterios y eran consumidos en la época de cuaresma; para este período, Francia se convirtió en uno de los principales países en los que se desarrolló la helicicultura. Existen antecedentes sobre los venecianos que utilizaron diversas especies de caracoles con fines curativos.

 

1 comentario:

  1. por favor necesito urgente que alguien me venda o me diga donde conseguir caracoles de tierra vivos, tengo de mascota una serpiente hace años que lo unico que come son caracoles de tierra, el local donde los conseguia cerro y no consigo por ningun lado, la persona que sepa, venda o conzoca algun lugar en buenos aires caital federal o alrededores por favor envieme un mail a gsvillar@gmail.com, desde ya muchas gracias! 28/04/2015

    ResponderEliminar