Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

jueves, 17 de enero de 2013

Científicos Argentinos desarrollaron un material que reemplaza al plástico y la madera

 

Manímero
En base a cáscara de maní, diseñadoras industriales cordobesas desarrollaron un material que reemplaza al plástico y la madera.

Manímero es un material compuesto que se incluye en las maderas plásticas (o WPC por sus iniciales en inglés) y utiliza el tegumento de maní (piel rojiza que recubre el grano) como carga de una matriz polimérica, recuperando este desecho agroindustrial y agregándole valor.
Se ha comprobado una buena performance del material en distintos procesos productivos lo que permite abarcar una amplia gama de aplicaciones, entre ellas, la arquitectura no estructural, objetos de uso doméstico y decorativo y mobiliario.
El tegumento es una fibra que se desecha de la producción industrial de maní pelado en Córdoba. En la región del sudoeste de esta provincia se concentra la mayor producción de maní para exportación del mundo y en la cual se descartan aproximadamente 10.000 toneladas anuales de tegumento de maní con un bajo porcentaje de reuso como pellet para alimento animal. Estas cantidades van en aumento por la creciente demanda de maní pelado para su uso en productos derivados.
La innovación consiste en la aplicación del tegumento como carga para un nuevo material, permitiendo su reutilización como materia prima de una nueva cadena productiva. Por otro lado a partir del uso de polímeros, logramos obtener un material compuesto con variabilidad en su dureza, posibilitando su aplicación en objetos rígidos y flexibles apto para ser conformado por medio de distintos procesos productivos como inyección, extrusión y rotomoldeo.
Lo novedoso tiene que ver con la posibilidad de reducir el volumen de este desecho a partir de su reutilización, la generación de un nuevo material compuesto de industria nacional, sector casi inexplorado por la industria local, con muy pocos antecedentes. Aquí además se aprovecha la cercanía entre el residuo desechado y las grandes industrias del plástico en la provincia de Córdoba, lo que permite generar un polo productivo de vanguardia, con la posibilidad de comercializarlo en el mismo formato de los polímeros actuales utilizando los canales ya establecidos.
Este proyecto se desarrolló como tesis de grado de la carrera de Diseño Industrial de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba por Ana Martínez Carranza, Carolina Sedran y Valentina Santellán Árbol, en colaboración con la Facultad de Ciencias Exactas de la misma universidad y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).
“Fue un camino que hicimos de prueba y error. Partimos de dos premisas principales, por un lado desarrollar algo que tuviera una vuelta a la sociedad, al haber estudiado en una universidad pública sentíamos el compromiso en que nuestra tesis sea algo que aportara a la sociedad; y por el otro, el interés por el mundo de los materiales y en particular de los materiales ecológicos”, comenta Sedran en diálogo con EL OTRO MATE.
Se contó con el asesoramiento de investigadores del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (IMBIV), perteneciente al CONICET, especializados en la producción de maní, donde les transmitieron a las investigadoras la problemática del desecho en dicha industria.
“La problemática tiene dos ejes, en primer lugar como ya dijimos, el gran volumen de desecho de tegumento de maní, su fácil descomposición, alta volatilidad y por consiguiente difícil acopio.

Del maní al Manímero
Por otro lado la creciente demanda de materia prima, especialmente plástica, que se registra a nivel mundial. Manímero busca generar una alternativa viable para reemplazar algunos materiales poliméricos como así también reducir el uso de recursos naturales como la madera”, agrega Sedran.
La diseñadoras industriales que desarrollaron el Manímero están buscando incubar este proyecto para poder pasar a la etapa de definición del plan de negocios y análisis de factibilidad, que si bien los hicieron al momento de presentar la tesis, creen necesario ajustar algunos aspectos.
“Para el futuro buscamos crear lazos entre la industria manisera y la plástica a fin de proponer nuevas formas de producción más limpias, en donde el output de una industria sirva de input para la otra, cerrando el ciclo productivo como la teoría relacionada a la sustentabilidad propone.
Esperamos que Manímero pueda producirse nacionalmente y genere nuevos productos con alto valor estético y ecológico ampliando las posibilidades actuales de la industria para competir en mercados internacionales con normativas ecológicas. También esperamos que este proyecto genere otros proyectos superadores y enfocados en la generación de nuevos puestos de trabajo, fomento de la industria local a partir del análisis de las problemáticas locales”, augura Sedran.

Manímero ya como producto.
Foto: Carolina Sedran / UNC

Fuente : EL OTRO MATE

No hay comentarios:

Publicar un comentario